Usos y beneficios del peróxido de magnesio

El magnesio está en el tope de la lista de los minerales más importantes para nuestro organismo. El problema es que, año a año, muchas más personas alrededor del mundo, tienen problemas para absorber este trascendental mineral.

Si bien, las personas se preocupan mucho por el tipo de consumo de sus alimentos, el magnesio se ve afectado porque las dietas más equilibradas, que suelen incluir mucha fruta y verdura, no absorben bien este mineral.Esto ocurre porque los alimentos ricos en magnesio poseen también, un alto índice de fibra, lo que termina relegando al mineral más importante en nuestro organismo.

El problema de absorción de este elemento, es una de los aspectos que más preocupa en la dieta de las personas, ya que origina que esté en niveles realmente muy bajos en el organismo.

Por esta razón, incorporar el peróxido de magnesio es trascendental, porque permite una absorción más rápida del mineral, lo que da múltiples beneficios. Este proceso es posible porque el compuesto, al entrar en contacto con los ácidos presentes en el agua, libera progresivamente ácido mono-atómico.

En definitiva, el peróxido de magnesio, ayuda a reemplazar la falta del mineral más importante en nuestro organismo. Este producto viene en cápsulas para una mejor digestión.

Su consumo está en pleno auge porque trae múltiples beneficios, puesto que ayuda a prevenir graves enfermedades y, además, es muy útil para diversos tratamientos.

Eso sí, hay que estar atentos a sus contraindicaciones, para no tener problemas al momento de ingerir las cápsulas.

El peróxido de magnesio es un elemento trascendental para el ser humano, por lo que es necesario conocer sus propiedades, beneficios y recomendaciones al momento de su uso.

¿Qué propiedades tiene el peróxido de magnesio?

El peróxido de magnesio, cuya fórmula se conoce como MGO2, es un polvo fino de color blanco que tiene una acción citotóxica sobre la flora bacteriana anaerobia.

Es por esto que inhibe y reduce la flora intestinal patógena y facilita la implantación de los probióticos. Su liberación de oxígeno se produce al pasar por la zona ácida estomacal y posteriormente por una zona alcalina (la parte que comprende el intestino delgado).

La falta de magnesio en nuestro organismo, puede traer como consecuencia enfermedades cardiovasculares.

Estudios médicos y científicos han demostrado que, una baja concentración de este mineral, puede conllevar la aparición de arritmias, hipertensión, aterogénesis y la cardiopatía isquémica.

En este sentido, el peróxido de magnesio, ayuda a evitar infartos, taquicardias, accidentes cerebrovasculares, entre otras enfermedades. Esto es debido a que, repone la falta del mineral a través de una absorción rápida y eficaz.

Para los diabéticos es un compuesto extremadamente importante, porque la falta de magnesio puede desencadenar en un mayor riesgo de sufrir diabetes tipo 2 y la retinopatía, que es una enfermedad diabética del ojo que puede originar la ceguera.

El peróxido de magnesio es realmente útil para controlar los niveles de azúcar en la sangre, porque influye de manera crucial en la liberación de insulina.

En estos casos, hay estudios que afirman que la ingesta de este compuesto, disminuye el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 en un 15%.

Sin la absorción necesaria de magnesio, el organismo está expuesto a una fragilidad extrema en sus huesos. Esta enfermedad, conocida popularmente como osteoporosis, es el resultado de la falta de calcio.

La ausencia de este metal sumamente importante para nuestros huesos, está íntimamente relacionada con las dietas deficientes en magnesio.  Por esta razón, es imprescindible la ingesta del peróxido de magnesio para no tener problemas óseos.

Está comprobado que la migraña está relacionada a la falta de magnesio en nuestra sangre. Las ingestas de estas cápsulas, son altamente efectivas para reducir esos ataques, que dan como resultado fuertes dolores de cabeza.

Por último, el peróxido de magnesio dota de energía al organismo, por lo que es muy útil para combatir el estrés, la ansiedad y la depresión.

Peróxido de magnesio para el intestino

Para el intestino, tener regularizado los niveles de magnesio, es algo fundamental. Por esta razón, el peróxido de magnesio es muy útil para tratar el estreñimiento.

Este problema se refiere a la excesiva retención de agua en el intestino grueso, que conlleva el endurecimiento de las heces.

Este compuesto es un buen aliado para limpiar el colón, porque las cápsulas de peróxido de magnesio entran al sistema digestivo y se descompone en oxígeno y magnesio.

El oxígeno que se libera, licua toda la materia fecal solidificada que está adherida a las paredes del colón. Como resultado, esa materia que estaba pegada, se expulsa normalmente del organismo.

Cápsulas del peróxido de magnesio. Dónde comprar y modo de empleo

En general, los envases suelen traer 90 cápsulas de peróxido de magnesio en los frascos, lo que conforma un total de 350 gramos.

Puede haber frascos con más o menos comprimidos. Su consumo depende del tipo de enfermedad que padezca la persona.

La ingesta de peróxido de magnesio, es recomendable hacerlo bajo receta de un profesional, para evitar futuros problemas. Además, es útil para saber qué dosis tomar diariamente.

Por ejemplo, en los casos más graves, se puede consumir hasta 6 cápsulas diarias, mientras que, en enfermedades leves, entre 1 y 3 cápsulas de peróxido de magnesio al día.

El precio del envase de peróxido de magnesio, depende de la cantidad de comprimidos. Por ejemplo, un frasco de 60 cápsulas cuesta alrededor de 15 euros, mientras que uno de 240 cápsulas, está aproximadamente 24 euros.

Se consiguen fácilmente en cualquier tienda médica o a través de sitios web. Asegúrate de adquirirlos en lugares especializados, porque ingerir un producto de baja calidad, puede alterar el normal funcionamiento del organismo.

Contraindicaciones del peróxido de magnesio

La ingesta irresponsable de peróxido de magnesio, puede desencadenar una serie de problemas, e incluso, no es recomendable para cualquier persona.

En primer lugar, no es un compuesto apto para aquellas personas con algún tipo de enfermedad renal, puesto que tiende a absorber el calcio. Por lo tanto, el consumo de las cápsulas de peróxido de magnesio, puede generar cálculos renales.

Cuando una persona toma antibióticos, no se recomienda ingerir peróxido de magnesio, porque puede bloquear los efectos de la medicación.

El efecto laxante del magnesio, puede traer serios inconvenientes, a aquellos que tienen problemas en el intestino irritable, gastritis o cualquier otra patología digestiva.

Por último, no es recomendable consumir las cápsulas de peróxido de magnesio si ya se toma diuréticos, ya que esto puede resultar en un considerable aumento de la orina.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.