Cómo hacer jabón casero multiusos

Hacer jabones en casa no va a ser ningún problema siguiendo las técnicas que te explicaremos a continuación. Así podrás obtener un producto de fabricación artesanal, con excelentes beneficios. Los jabones pueden elaborarse a partir de aceites, grasas o ceras, haciéndolos reaccionar con una cantidad específica de sosa cáustica, para que ocurra el proceso de saponificación, conocido como la transformación de las grasas en jabón.

Hacer jabón casero en casa, a partir de un producto a base de glicerina, es otra técnica un poco más sencilla que la anterior y el resultado es bastante aceptable.

A continuación, te presentamos una lista de los ingredientes de base, para que aprendas cómo hacer jabón casero fácil en casa.

Jabón casero a partir de aceites

Suelen utilizarse aceite de ricino, palma, maíz, oliva, coco, mango y semillas de albaricoque. Todo dependerá de los requerimientos de tu piel.

La cantidad de soda cáustica, será calculada en función del índice de saponificación de cada aceite.

El índice de saponificación según el tipo de aceite, es un valor estándar que se encuentra en internet o en la información de cada producto.

La cantidad de agua a utilizar, dependerá de la concentración de lejía que se fije. Por ejemplo, por cada 30% de lejía, se requiere un 70% de agua. Este parámetro influirá sin dudas, en el tiempo de secado y en los acabados finales del jabón.

Para preparar jabón casero, con 100 gramos de aceite de semillas de albaricoque y 100 gramos de aceite de oliva, se requiere:

  • 3 gramos de soda cáustica.
  • 37 gramos de agua desmineralizada (a una concentración de lejía del 30%).
  • Colorantes en 1% de la mezcla total y esencias aromáticas naturales en un 1.5%.
  • Aditivos naturales opcionales como miel, té verde, romero.

Preparando la mezcla y saponificando

Los aceites se calientan a fuego lento hasta que se derriten y la soda debe incorporarse lentamente al agua.

Hay que procurar realizar este procedimiento en un ambiente adecuadamente ventilado, para evitar la inhalación de los vapores y utilizar gafas y guantes de protección.

Una vez disuelta la soda en el agua, ocurrirá un calentamiento rápido de la mezcla. Se debe dejar reposar a 45 °C y agregar a los aceites derretidos.

Luego, mezclar hasta obtener una consistencia espesa. En este punto se incorporan los colorantes y aditivos naturales. Para mezclar apropiadamente y disolver los colorantes, se recomienda el uso de una batidora.

Se vierte la mezcla en los moldes y se cubre con una manta durante 24 horas. Luego se retira de los moldes, se cortan las pastas de jabón (si se trata de una barra) y se dejan secar alejados de la luz durante 4 semanas.

Preparar jabón casero

Jabón casero a partir de glicerina

Si quieres saber cómo hacer jabón casero con ingredientes de casa, es muy simple, solo utiliza uno de los jabones de glicerina de tu preferencia y procede a derretirlo hasta que adquiera una textura blanda. El uso de la glicerina, sustituye la soda cáustica.

Al jabón derretido puedes agregarle esencias y aditivos naturales de canela, limón, menta o cualquier otra de tu preferencia.

Luego, se vierte la mezcla en moldes y se deja reposar durante 2 horas. Posteriormente, se desmolda y se pone en papel film en el refrigerador durante 1 hora.

Una vez transcurrido el tiempo, se retira del refrigerador y se equilibra a temperatura ambiente. Luego, se deja secar y estará listo para usar.

Jabones líquidos hechos en casa

Para hacer jabones líquidos caseros, necesitas seguir unos simples pasos y dar rienda suelta a tu creatividad. Especialmente, a la hora de agregar los productos naturales que beneficien a tu piel.

Nuestro propósito es aconsejarte cómo hacer jabón líquido casero en casa. Para ello, puedes hacerlo desde cero o a partir de una base.

Si quieres saber cómo hacer jabón líquido para manos, la técnica es muy sencilla, porque no se utilizan moldes y se puede usar de inmediato.

Para hacer jabón líquido a partir de una base, necesitas una pastilla de jabón de tu preferencia, unas cucharadas de glicerina líquida o aceite de oliva, agua desmineralizada o destilada y esencias. Esto es en proporciones de 3 tazas de agua, por cada taza de jabón rallado.

El procedimiento consiste en rallar la pasta de jabón, calentar el agua y agregar el jabón, mezclando constantemente hasta que se derrita.

Se retira del fuego y se agregan las gotas de glicerina o aceite de oliva y las esencias naturales. Luego, se envasa en un recipiente con dispensador.

Lavaplatos líquido

En esencia, se han explicado las técnicas para hacer jabones de tocador, pero te mostramos también cómo hacer jabón casero hecho en casa, para lavar platos.

Los ingredientes necesarios son:

  • 300 gramos de jabón Marsella sin glicerina (tipo de jabón tradicional a base de aceites vegetales).
  • 1 litro de agua.
  • 4 cucharadas de bicarbonato de sodio.

El agua se calienta y se agrega el jabón rallado hasta derretir. Antes de hervir, se retiran dos tazas de la mezcla y se disuelve en ella el bicarbonato.

La mezcla que sigue en el fuego se hierve por unos minutos más. En este punto, se agrega la reserva de bicarbonato disuelto en jabón y se retira del fuego. El producto se deja enfriar y se envasa en un recipiente con dispensador.

Como ves, ya conoces otra alternativa para preparar jabón líquido para lavaplatos. Recuerda que los procedimientos de elaboración, siempre sugieren ser cuidadosos al realizar las mezclas.

Personaliza y toma las precauciones necesarias

La formulación base de todo tipo de jabón, debe mantenerse. La personalización en la preparación, consiste en agregar color, mezclar esencias que aporten aromas agradables y hacer jabones en capas, con moldes de diferentes diseños y formas.

Recuerda respetar las dosis en la preparación. Un exceso de soda cáustica, puede variar considerablemente el pH del jabón y esto será contraproducente para tu piel.

Por otra parte, los ingredientes antes de mezclarse, deben estar a la misma temperatura. Hay que dejar reposar las mezclas durante el tiempo estimado, lo cual permitirá evaporar la cantidad de agua necesaria, para evitar que el jabón quede pastoso.

Durante el proceso de secado, debes mantener el jabón fuera del calor, porque de lo contrario, este podría quebrarse.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.