Alimentos para salud del hígado

10 mejores alimentos y hierbas para la salud del hígado

Muchas personas en todo el mundo viven con afecciones que afectan el hígado, como cirrosis, enfermedad del hígado graso no alcohólico, enfermedad hepática alcohólica, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y hepatitis. Cada año, la enfermedad hepática es responsable de casi 2 millones de muertes en todo el mundo.

Los factores de riesgo de enfermedad hepática incluyen consumo excesivo de alcohol, niveles altos de azúcar en sangre, obesidad, presión arterial alta, virus, niveles elevados de triglicéridos y colesterol y algunas causas más.

La enfermedad hepática se trata de varias formas, que incluyen medicamentos, terapia nutricional, inmunoterapia, cambio de estilo de vida, resección quirúrgica e incluso trasplante de hígado en las peores situaciones.

Además de los tratamientos habituales, muchas personas recurren a terapias alternativas, incluidos los suplementos a base de hierbas, con la esperanza de mejorar y proteger la salud de su hígado. De hecho, alrededor del 65% de las personas en los Estados Unidos y Europa con enfermedades hepáticas toman suplementos a base de hierbas.

En este artículo hablamos de algunos alimentos y hierbas medicinales que han demostrado mejorar la salud del hígado.

Mejores alimentos para la salud del hígado (protectores hepáticos)

1. Jengibre

La raíz de jengibre es un ingrediente culinario popular y también se usa comúnmente como tratamiento medicinal para muchas afecciones de salud, incluida la enfermedad hepática.

La raíz de jengibre contiene compuestos poderosos, incluidos gingeroles y shogaoles, que ayudan a inhibir la inflamación y protegen contra el daño celular, lo que puede ayudar a mantener la salud del hígado. Además, el jengibre puede ayudar a proteger su hígado contra toxinas como el alcohol.

El jengibre generalmente se considera seguro, incluso para aquellos con afecciones hepáticas. Sin embargo, siempre debe consultar con su proveedor de atención médica antes de complementar con productos de jengibre en dosis altas.

2. Té verde

Aunque técnicamente no es una hierba, el té verde y su principal compuesto polifenólico, epigalocatequina-3-galato (EGCG), se incluye en las revisiones bibliográficas que se centran en remedios a base de extractos botánicos frente a las afecciones hepáticas.

Algunos estudios científicos han demostrado que la suplementación con extracto de té verde puede ayudar a tratar a las personas con enfermedad hepática.

La suplementación con 500 mg de extracto de té verde por día durante 90 días redujo significativamente los marcadores de daño hepático ALT y aspartato aminotransferasa (AST). En el otro lado, aunque el grupo de placebo también notó una reducción en los niveles de AST y ALT, no fueron significativos.

Sse ha demostrado que la ingesta de té verde protege contra diversas afecciones hepáticas, como cáncer de hígado, hepatitis, cirrosis, hígado graso (esteatosis hepática) y enfermedad hepática crónica.

Si bien tomar té verde se considera seguro para la mayoría de las personas, en casos raros, los suplementos de extracto de té verde se han relacionado con una lesión hepática aguda.

alimentos y hierbas para la salud del hígado

3. Cardo mariano (silmarina)

El extracto de cardo mariano es un grupo de compuestos extraídos de las semillas del cardo mariano (Silybum marianum) que incluyen silibina, silicristina y silidianina. Este compuesto se ha utilizado durante más de 2 siglos para tratar las afecciones hepáticas y de los conductos biliares, y las investigaciones científicas muestran que puede tener propiedades protectoras del hígado (fuente de confianza).

Se ha sugerido que cardo mariano posee efectos antioxidantes y puede ayudar a promover la regeneración de las células del hígado, reducir la inflamación y beneficiar a las personas con enfermedad hepática. Sin embargo, son necesarias más conclusiones al respeto sobre sus funcionalidades.

Por ejemplo, algunos estudios han demostrado que tomar un suplemento de cardo mariano puede ayudar a proteger contra el avance de la enfermedad hepática, prolongar la vida en personas con cirrosis alcohólica y mejorar la calidad de vida general en personas con enfermedad hepática. En cambio, otros estudios indican que el cardo mariano no es más eficaz que los tratamientos con placebo, destacando la necesidad de investigación adicional.

Independientemente de todo esto, el cardo mariano se considera seguro y no se ha asociado con efectos secundarios adversos, incluso cuando se usa en dosis altas.

4. Ajo

Aunque el ajo se considera botánicamente una verdura, es un componente popular de muchos remedios a base de hierbas. Está repleto de potentes compuestos vegetales antioxidantes y antiinflamatorios, como alicina, aliina y ajoeno, que pueden ayudar a mantener la salud del hígado.

Un estudio de 2020 en 98 personas con NAFLD encontró que aquellos que tomaron 800 mg de ajo en polvo por día durante 15 semanas experimentaron reducciones significativas en los niveles de ALT, AST, colesterol LDL (malo) y triglicéridos, en comparación con un grupo de placebo. Además, el 51% de los participantes en el grupo de ajo mostró mejoras en la gravedad de la acumulación de grasa en el hígado, en comparación con solo el 16% del grupo de control.

Otro estudio en más de 24.000 adultos encontró que los hombres que consumían ajo crudo más de 7 veces por semana tenían hasta un 29% menos de riesgo de desarrollar enfermedad del hígado graso. Aunque la ingesta de ajo crudo se asoció inversamente con la EHGNA en los hombres, esta asociación no se observó en las mujeres (fuente de información).

Aunque el ajo crudo generalmente se considera seguro, los suplementos de ajo concentrados pueden inducir daño hepático en algunas personas.

5. Cúrcuma

La cúrcuma y su principal componente activo, la curcumina, se han relacionado con una variedad de impresionantes beneficios para la salud.

Está bien documentado que la cúrcuma tiene poderosas propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y anticancerígenas, lo que hace que esta hierba sea una opción popular para quienes padecen enfermedades hepáticas.

Un estudio en personas con NAFLD demostró que el tratamiento diario con 500 mg de un producto de curcumina durante 8 semanas redujo significativamente el contenido de grasa hepática y los niveles de AST y ALT, en comparación con un grupo de placebo.

La piperina es un compuesto que se encuentra en la pimienta negra y que mejora la absorción de la curcumina. También se observó que el tratamiento con curcumina mejoró significativamente la gravedad de la EHGNA, en comparación con el grupo de placebo.

Complementar con cúrcuma y curcumina generalmente se considera seguro. Sin embargo, se han informado algunos casos de daño hepático agudo. Aún así, no está claro si estos casos se debieron a la contaminación de los productos de curcumina o de los propios productos.

Extracto de ginseng salud del hígado

6. Extracto de Ginseng

El ginseng es un suplemento de origen vegetal muy popular reconocido por sus propiedades antiinflamatorias. Varios estudios realizados en laboratorio y sobre animales han demostrado que el ginseng posee efectos antioxidantes y puede ayudarnos de las lesiones hepáticas originadas por virus, toxinas y alcohol. Además, puede estimular la regeneración de las células del hígado después de la cirugía (fuente de información).

Por otra parte, algunos estudios realizados en humanos han demostrado que el tratamiento con ginseng puede mejorar la función hepática y reducir la inflamación en personas con enfermedad hepática y disfunción hepática. En varios estudios, los niveles de gamma-glutamil transferasa (GGT), un marcador de daño hepático, se redujeron significativamente frente al placebo.

Aunque estos resultados son prometedores, se necesitan más investigaciones que desarrollen los efectos del ginseng como protector hepático.

Cuando se usa solo, se cree que el ginseng es relativamente seguro para la salud del hígado. Sin embargo, el ginseng tiene el potencial de reaccionar con medicamentos, lo que puede provocar daño hepático y otros efectos secundarios potencialmente peligrosos.

7. Regaliz

Se ha demostrado que la raíz de regaliz tiene efectos antiinflamatorios, antivirales y protectores del hígado en estudios científicos. El principal componente activo de la raíz de regaliz es el compuesto de saponina glicirricina, que se usa comúnmente en la medicina tradicional china y japonesa para tratar muchas dolencias, incluida la enfermedad hepática (fuente de información).

Algunos estudios han demostrado que el tratamiento con extracto de regaliz puede beneficiar a quienes padecen determinadas afecciones hepáticas.

Un estudio en 66 personas con enfermedad del hígado graso encontró que la suplementación con 2 gramos de extracto de raíz de regaliz por día durante 2 meses redujo significativamente la ALT y la AST, en comparación con un tratamiento con placebo.

Aunque estos hallazgos son prometedores, se necesita más investigación.

Algunas personas son más sensibles al regaliz y el uso crónico de productos de regaliz puede provocar efectos secundarios peligrosos, como presión arterial alta y niveles bajos de potasio en sangre.

Otras hierbas con las plantas medicinales y la salud del hígado

8. Ginkgo biloba

El ginkgo biloba es un suplemento herbal popular que se ha relacionado con una mejor salud del hígado. Por ejemplo, un estudio con roedores mostró que las inyecciones de ginkgo biloba redujeron la fibrosis hepática y mejoraron la función hepática.

Aunque el Ginkgo biloba se ha asociado con efectos secundarios adversos leves, no se ha relacionado específicamente con una lesión hepática.

9. Astrágalo

El astrágalo es una hierba comestible de uso común en la medicina tradicional china. Está cargado de compuestos medicinales, que incluyen saponinas, isoflavonoides y polisacáridos, que tienen poderosas propiedades terapéuticas.

En general, se considera seguro y no se ha asociado con una lesión hepática. Sin embargo, puede interactuar con ciertos medicamentos. Los estudios en roedores indican que el astrágalo puede ayudar a proteger contra la fibrosis y el hígado graso inducido por una dieta alta en grasas cuando se usa solo o en combinación con otras hierbas.

10. Danshen

El Danshen es un compuesto que se usa comúnmente en la medicina tradicional china. Son las raíces secas de la hierba Salvia miltiorrhiza Bunge Los estudios en humanos y animales han demostrado que el danshen puede tener efectos positivos sobre la salud del hígado.

Los estudios en animales indican que el danshen puede ayudar a proteger contra la enfermedad hepática relacionada con el alcohol y promover la regeneración del tejido hepático, mientras que algunos estudios en humanos sugieren que las inyecciones de danshen pueden ayudar a tratar la fibrosis hepática cuando se usan junto con otros remedios herbales.

Precauciones con los productos herbáceos para el hígado

Aunque algunos tratamientos a base de hierbas pueden ayudar a tratar o prevenir afecciones hepáticas, es fundamental que cualquier persona interesada en usar remedios a base de hierbas para la salud del hígado hable primero con un proveedor de atención médica calificado.

Esto se debe a que se ha demostrado que muchos tratamientos a base de hierbas son tóxicos para el hígado y pueden ser peligrosos de tomar, especialmente para quienes padecen enfermedades hepáticas u otras afecciones médicas.

De hecho, las medicinas a base de hierbas se han asociado con daño hepático e incluso con la muerte. Tanto las hierbas singulares como las mezclas de hierbas tienen el potencial de causar daños graves al hígado.

Además, los suplementos a base de hierbas pueden estar contaminados con metales pesados, pesticidas, productos farmacéuticos y bacterias que pueden dañar su hígado

Además, muchas hierbas pueden interactuar con medicamentos comunes, lo que puede provocar lesiones hepáticas e incluso la muerte. Aunque ciertas hierbas pueden ser seguras para su uso, muchas otras no lo son, por lo que siempre debe consultar con su proveedor de atención médica antes de tomar cualquier suplemento a base de hierbas.

Bibliografía consultada

  • Murray MT. Glycyrrhiza glabra (Licorice). Textbook of Natural Medicine. 2020;641-647.e3. doi:10.1016/B978-0-323-43044-9.00085-6.
  • Park TY, Hong M, Sung H, Kim S, Suk KT. Effect of Korean Red Ginseng in chronic liver disease. J Ginseng Res. 2017;41(4):450-455. doi:10.1016/j.jgr.2016.11.004.
  • Zhang S, Gu Y, Wang L, Zhang Q, Liu L, Lu M, Meng G, Yao Z, Wu H, Xia Y, Bao X, Wang H, Shi H, Sun S, Wang X, Zhou M, Jia Q, Song K, Xiang H, Niu K. Association between dietary raw garlic intake and newly diagnosed nonalcoholic fatty liver disease: a population-based study. Eur J Endocrinol. 2019 Dec;181(6):591-602. doi: 10.1530/EJE-19-0179. PMID: 31557727.
  • PDQ Integrative, Alternative, and Complementary Therapies Editorial Board. Milk Thistle (PDQ®): Health Professional Version. 2021 Jun 23. In: PDQ Cancer Information Summaries [Internet]. Bethesda (MD): National Cancer Institute (US); 2002-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK65780/.
Ir arriba