Principales alérgenos alimentarios en tu comida

El alérgeno es una sustancia capaz de producir una reacción anormal, en el sistema inmunitario de una persona que sea susceptible a ella. Los más comunes son los alérgenos alimentarios y en alguna ocasión los habrás escuchado nombrar en infinidades de ocasiones, pero es posible que no tengas del todo claro, qué son en realidad.

Los alérgenos alimentarios son sustancias generalmente inocuas, pero que resultan dañinas y que se muestran como una amenaza para nuestro sistema inmunológico.

Estas sustancias no permiten el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, produciendo alergias e intolerancias que pueden resultar realmente perjudiciales para las personas.

Al ingerir un componente de un alimento o aditivo con estas sustancias, provocará una reacción inmunológica. Generalmente, esta hipersensibilidad, está predispuesta genéticamente en algunos individuos.

El alérgeno alimenticio puede reducirse o desaparecer, cuando se cocinan o se procesan con técnicas modernas. Entre ellas, los tratamientos de alta presión para alimentos, la fermentación y los tratamientos enzimáticos.

Cada año, millones de personas tienen reacciones alérgicas a los alimentos. Aunque la mayoría de los casos son síntomas leves y de poca gravedad, algunos pueden generar reacciones muy graves.

Hay que recordar, que no existe una cura para las alergias a los alimentos.  Por lo tanto, se debe reconocer a temprana edad, si eres alérgico a algunos de ellos y así prevenir consecuencias a futuro.

¿Qué diferencia existe entre la alergia y la intolerancia?

Las personas relacionan cualquier síntoma sufrido por la alimentación, como una “alergia” y esto es un error, ya que, en la mayoría de casos, estas reacciones aparecen más por una intolerancia alimentaria.

Una alergia suele hacer reacción, en el momento en el que se ha ingerido el alimento, ya que afecta directamente al sistema inmunológico. Mientras que una intolerancia, suele tardar más tiempo en manifestarse, debido a que no afecta el sistema inmune.

La alergia alimentaria y la intolerancia alimentaria se suelen confundir, debido a que ambos se corresponden con una alteración en el cuerpo. La alergia es generalmente más peligrosa, debido a los riesgos instantáneos y graves que origina, los cuales ponen en juego la vida de los consumidores.

Riesgos vitales de las alergias

Las alergias graves a los alimentos, pueden representar un riesgo vital para la persona. Después de ingerir un alérgeno alimentario, una persona puede experimentar una reacción llamada anafilaxis. Esto conlleva lo siguiente:

  • Constricción de las vías respiratorias en los pulmones.
  • Disminución grave de la presión arterial y shock.
  • Asfixia por inflamación de la garganta.

Los síntomas inicialmente leves, que ocurren después de ingerir un alérgeno alimentario, si no se tratan a tiempo, pueden convertirse en muy graves en un corto período y pueden provocar la anafilaxis.

Principales alérgenos alimentarios

Alérgenos alimentarios más comunes

Aunque los alimentos por su composición, pueden dar reacciones alérgicas, algunas se dan con mayor frecuencia que otras.

Existen alrededor de 160 tipos de alérgenos alimentarios, que pueden provocar reacciones alérgicas.

En ese caso, presentaremos alérgenos alimentarios lista breve o los alérgenos alimentarios más comunes:

  • Leche: es la más común, sobre todo en bebés. Sin embargo, suele corregirse antes de los 3 años.
  • Huevos: pueden causar reacciones graves como la anafilaxia, siendo esta, una reacción alérgica severa, que afecta a todos los órganos en cuestión de minutos y es potencialmente mortal.
  • Pescado y mariscos: por sus componentes suelen provocar distintas alergias alimenticias.
  • Frutos secos: por ser más resistente al calor, la alergia que provoca es más aguda.
  • Maní/Cacahuate: es uno de los alimentos que más desencadena la anafilaxia.
  • Trigo y soja: no es muy frecuente sufrir una alergia de estos cereales, pero se puede reaccionar de forma cruzada con los alérgenos del polen.

Algunos niños pueden superar sus alergias a los alimentos, como la leche, los huevos y la soja, pero de muchos otros, son para toda la vida, como los cacahuetes, las nueces, el pescado y el marisco.

Causas de alérgenos alimentarios

Para que una persona desarrolle algún tipo de reacción alérgica a un alimento, tiene que haber estado expuesta a este con anterioridad.

Esto se debe a que, la alergia aparece, cuando el organismo entra en contacto por segunda vez con el alimento alergénico.

En ese momento, los anticuerpos de la persona reaccionan ante el antígeno, particularmente, a la histamina, que da lugar a la aparición de los temidos síntomas. Los factores que pueden desencadenar una alergia alimentaria son:

  • Factores hereditarios.
  • Exposición a antígenos.
  • Alteraciones en la permeabilidad gastrointestinal.
  • Factores ambientales.

Síntomas que presentan los alérgenos alimentarios

Lo más común, es que se presenten diversos síntomas por la alergia alimentaria, es sólo cuestión de minutos.

Pero hay caso, que pueden durar hasta 2 horas en aparecer, después de ingerirse el alimento alergénico. La lista de síntomas es la siguiente:

  • Enrojecimiento en la piel.
  • Sensación de hormigueo.
  • Comezón en la boca.
  • Inflamación de la cara.
  • Vómitos o diarrea.
  • Calambres abdominales.
  • Tos o dificultad para respirar.
  • Mareo o aturdimiento.
  • Inflamación en la garganta.
  • Presión en el pecho.
  • Pérdida de conciencia.
  • Picazón o hinchazón alrededor de la boca.
  • Dolor de estómago.
  • Nariz aguada.

¿Qué se debe hacer si aparecen síntomas?

La aparición de algún síntoma después de comer algún alimento, puede constituir una señal de una alergia a estos.

Se deben evitar los alimentos que provocan estos síntomas y la persona afectada, debe comunicarse con un médico o proveedor de atención médica para someterse a los exámenes y evaluación correspondientes.

Al determinarse que una persona es alérgica a los alimentos, se le debe enseñar a leer las etiquetas y a evitar el consumo de un alimento peligroso.

En caso de ingerir el alimento accidentalmente, se debe aprender a reconocer rápidamente, los síntomas de una reacción alérgica, teniendo un conocimiento adecuado y disponiendo de las medidas de tratamiento apropiadas.

Si comienzas a experimentar algún síntoma de alergia, deberás iniciar un tratamiento de manera inmediata y, si los síntomas aumentan, acudir a una sala de urgencias cercana.

¿Qué pasa si creo que tengo una alergia alimentaria?

El diagnóstico de alergias a los alimentos, siempre deberá realizarse por un médico. Especialmente en los niños, no es una buena idea, eliminar grupos de alimentos innecesariamente.

Actualmente, se ha desarrollado un sistema de diagnóstico específico, que elimina los falsos negativos.

Además, permite con una muy alta probabilidad, detectar aquellos alimentos que, aunque la alteración que produzcan sea mínima, podamos evidenciarla y nos ayude a resolver importantes problemas de salud.

Contenido relacionado

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.