¿Qué propiedades tiene la alantoína (baba de caracol) para la piel?

Si hablamos de alantoína, es probable que te resulte un compuesto extraño y desconozcas sus usos. Sin embargo, si lo relacionamos con la baba de caracol seguro que vas atando cabos, ya que es un producto que lleva muchos años de moda.

Aunque un gran número de cremas revitalizantes aseguran estar fabricadas con la baba de caracol, no es del todo cierto. Lo que nos aplicamos en la piel no es ni mucho menos la baba extraída de animales, algo que la gran mayoría no estaría dispuesto a hacer. Realmente se utiliza principio activo aislado conocido como alantoína.

Este compuesto no es solo de procedencia animal sino que se extrae de diferentes plantas como aloe vera, consuelda, manzanilla, loto o ñame. Lleva utilizándose desde hace muchísimos años, remontándose incluso al antiguo Egipto.

La alantoína se considera ampliamente como un ingrediente con diferentes propiedades, seguro de utilizar y muy práctico para el cuidado de la piel. En este artículo vamos a analizar de dónde se extrae, sus usos y propiedades medicinales.

De dónde se obtiene la alantoína

La alantoína es un compuesto químico con la fórmula C4H6N4O3.  Algunos de estos compuestos orgánicos que contienen nitrógeno se pueden obtener de algunas plantas y algunos animales, como es el caso del caracol o en la orina de algunos mamíferos.

Hoy en día, la extracción de la alantoína no requiere tener que utilizar fuentes animales, sino que se puede sintetizar en laboratorio obteniendo las mismas propiedades. Se puede sintetizar a nivel químico a granel y es igual al producto natural, siendo seguro, no tóxico, compatible con materias primas utilizadas para la fabricación de geles y cosméticos.

Propiedades medicinales de alantoína

La alantoína tiene interesantes propiedades medicinales de aplicación sobre la piel. Es un cicatrizante natural y facilita el desprendimiento de células muertas (debridador químico), incrementando la velocidad de crecimiento de tejido sano y mejorando su hidratación.

Es por ello que la consuelda, una planta de donde también se puede obtener alantoína, tienes propiedades beneficiosas para la piel. En los libros de Dioscórides ya se mencionaba sus efectos cicatrizantes que actualmente han sido aprobados por la comunidad médica.

Propiedades de la alantoína

Principales efectos

  • Efectos hidratantes: incrementa la absorción de humedad a través de la epidermis.
  • Reduce la sequedad: activa la regeneración celular y reduce la pérdida de humedad (previene la sequedad).
  • Limita la descamación: estimula la exfoliación natural en la capa externa de la piel.
  • Protección solar: reduce le efeto dañino de los rayos de Sol y previene la oxidación celular.
  • Pieles grasas: reduce la formación de acné y las espinillas,
  • Reparación celular: incrementa la proliferación celular y la formación de nuevos tejidos, favoreciendo la cicatrización.
  • Suavizante: reduce la irritación de la y tiene efecto antiinflamatorio.

Cuidado de la piel

La alantoína es valorada por su acción humectante, pero no lo hace de la misma manera que actúan otros productos humectantes. Aunque favorece la absorción de humedad, la alantoína es valorada por reducir el efecto urticante de la piel seca, por lo que tiene propiedades calmantes y suaviza la piel.

Además, frente al daño que hacemos al rascarnos, fundamentalmente por la piel seca, la alantoína favorece el proceso de renovación de la células epiteliales, ayudando al organismo a eliminar las células muertas de la piel en las capas superiores de la piel y a sustituirlas por nuevas.

La producción de humedad natural de la alantoína previene la descamación de la piel mediante la eliminación de la piel muerta.

Usos de alantoína en cosmética

  • Jabones de baño: geles de baño, productos íntimos, polvos y toallitas hidratantes.
  • Cuidado corporal: tónicos revitalizantes y cremas hidratantes.
  • Cuidado de manos: geles, lociones, cremas.
  • After shave del afeitado: cremas, geles y lociones de afeitar.
  • Preparaciones orales: pastas y enjuagues bucales.
  • Cuidado del bebé: prevención de la dermatitis del pañal, productos de baño, lociones y cremas.
  • Hidaración de los labios: sticks, vaselinas y cremas para evitar los «labios cortados».
  • Protección solar: protectores solares, aftersuns y bronceadores.
  • Productos para el cabello: champús, tónicos.

Posibles contraindicaciones

En algunas cremas para aplicación sobre la piel que podemos encontrar en la farmacia, observamos en el prospecto algunas recomendaciones de aplicación y posibles contraindicaciones de la alantoína (por ser el compuesto principal).

Algunos de estos efectos secundarios se dan en casos muy raros, pero pueden suceder, siendo los siguientes:

  • Hipersensibilidad a los principios activos .
  • Presencia de procesos tuberculosos o sifilíticos, infecciones víricas.
  • Úlceras, enfermedades atróficas de la piel, dermatitis perioral y rosácea.

En generla, no se recomienda utilizar en heridas abiertas de carácter profundo ni en niños menores de 4 meses. Además, no debe utilizarse en procesos dermatológicos de origen infeccioso.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.